No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

lunes, 31 de julio de 2017

La buena sombra...


Hola a todos.

No sé que es lo que pasa hoy pero no puedo dejar comentarios en la mayoría de los blogs.

Me pide que "escoja perfil", cosa no habitual. Y cuando pincho a enviar me devuelve a la página principal del blog con el anuncio ese incluido sobre las cooquies.

No sé si indirectamente la Vida me está dando vacaciones en la red...

Aunque es verdad que estoy algo enfrascado en temas, documentos, papeles, etc., y no me vendría mal. ¡Será por eso!

Un fuerte abrazo a todos. Espero que se solucione pronto.

Ernesto.

_______________._______________

PD: ¡¡Parece que va!! He cambiado de navegador y, aunque más lento, he podido publicar el primer comentario.

domingo, 23 de julio de 2017

...el té era verde!


Había un deje de tristeza en la mirada de aquella mujer joven. Tal vez unos 45 años… Un poso de resignación, aparente, en su alma. No había sonrisas en aquellos labios… No las había bajo la influencia de aquel con quien compartía su vida. ¿Compartía? Creo que se asemejaba más al compartir que efectuamos cuando cogemos el autobús y, compartimos trayecto a ninguna parte en compañía de esos otros viajeros ocasionales… Pues tal parecía él en su vida. ¡Viajero ocasional desde que, y sin recordar el por qué, se subió a su vida!

¿Enamorada?… Puede que al principio! Pero no debió de durar mucho… El silencio se fue instalando en ellos. Aunque más que silencio era que cada uno empezó a girar hacia el otro lado. Y cuando se hablaban, poco, las palabras apenas se oían mientras se alejaban…

La casa limpia y ordenada. La ropa planchada y guardada. La comida al punto y sobre la mesa. Los geranios de la terraza, floridos! Como florido era el jardín de su alma. Si no fuese por el canto del canario que alguien les regaló el año pasado, no habría sonido en aquella casa…

Bueno…, algo sí se movía…, de vez en cuando…, pero no tenía certeza de ese cuando. Y sabía que tampoco él, deseándolo, la tenía. Era como si fuese necesaria la conjunción de ciertos astros para que el acaecimiento de “ello” se produjese. Cuando sucedía, cada vez menos, coincidía indefectiblemente con el fin de semana… Las semanas habían empezado a tener 15 días, y los meses 6 semanas. Y así transcurría el tiempo. Y con el su vida.

¡Pero no su mundo interior! Si bien los geranios se marchitaban a final de verano, no sucedía lo mismo con ella. Cada día estaba más guapa, más radiante, más viva. Y lo sabía, lo notaba en su fuero interno. Era consciente del “deje” y del “aparente poso”. Y lo comparaba con ese letargo que el invierno produce en la naturaleza… para acabar explotando en la primavera. ¿Cuando sucedería la suya?

Sin buscar nada que supusiese un cambio en su vida, su día a día, se sabía abierta a lo que la Vida dispusiese. Notaba que si bien no había búsqueda, ansia, tampoco habría límite… ¡Y sucedió!

Al salir del supermercado con las compras en dos bolsas y dirigirse hacia la parada del autobús, pasó por delante de una cafetería con varias mesas del exterior ocupadas. Jóvenes estudiantes del cercano instituto ocupaban algunas, un matrimonio mayor con una niña pequeña otra. Tres mujeres reían entre sí… ¡Y entonces le vio! Apenas una mirada fugaz… Aquellos ojos negros quedaron prendidos en los suyos. Y si bien siguió andando volvió su mirada hacia los cristales del establecimiento que le permitían observarle…

Cuando se alejó lo suficiente, una sonrisa afloró en su cara recordando como a su paso él la iba siguiendo con la mirada… No se planteó el cómo y el por qué de nada. Nada juzgaba, nada reprimía. Tuvo la sensación de un “déjà vu”… Como si ya le conociese. Como si se reconociesen… Y algo de ello debía haber pues su alma vibró como hacía tiempo que no lo hacía.

Al día siguiente y tras salir de nuevo con algunas bolsas en la mano, se sentó en una de las mesas y pidió un café.

Meses después, avatares de la vida, desayunaban siempre juntos, en pijama, tostadas calientes, mermelada, zumo de frutas, té verde… Las risas, los abrazos en cualquier momento, los “te quiero, te quiero mucho”, y las interminables charlas que mantenían hicieron innecesario canario alguno en sus vidas.

Y lo que antaño fueron “semanas de 15 días… y más, meses...” pasaron a ser diarias o en diferentes momentos… ¡Y comprendieron, viviéndolo, que el tiempo en realidad no existe!

miércoles, 19 de julio de 2017

¡No empujes!...


Para toda acción hay una reacción igual y opuesta. Para toda fuerza aplicada hay una fuerza contraria de igual magnitud. El «mundo», el universo, maya solo existe en virtud de la resistencia que se le pone: si empujas contra ello, ello empuja de vuelta.

La única vía a la libertad es la rendición. Dejas de empujar, de autoafirmarte, y la ilusión deja de empujar de vuelta, deja de autoafirmarse. Deja tú de empujar, de poner energía en el sistema, y no habrá energía en el sistema para empujar de vuelta. 

¡¡Deja de contar la historia, y sin la constante aportación de energía la historia se desvanece!!

David Carse.


Esta enseñanza pretende señalar el comportamiento humano en tantos y tantos conflictos como creamos. ¡Nos creamos!

Viene a decir, a mi entender, que si empujas cualquier asunto (lo creas, lo promueves, lo alimentas, etc.) ese mismo “asunto” te viene de vuelta con la misma intensidad.

¿Te suena esto?

¿Somos conscientes de que muchos de los problemas que sufrimos, de mayor o menor intensidad, están creados por nosotros mismos?

Alguien dirá, y con razón, que el problema lo creó el otro, el mundo, el sistema o que la vida es así. Y no cabría negárselo.

¡Pero el siguiente paso ya te corresponde enteramente a ti!

Si no empujas, ¡nada viene de vuelta!

Si no riegas la cosa, ¡ésta se seca!

Si no cuentas la historia (la recreas, la alimentas, la vives, disfrutas con ello), ¡la historia se desvanece!

Un problema familiar, la vecina del cuarto, ese que no te cae bien, la empresa, el sistema, el gobierno, etc., todo ello tendrá la vida que tú estés dispuesto a darle… Y a sufrirla!

domingo, 2 de julio de 2017

La "vía"...


"Hola amigo, tienes razón, me quedo con los enunciados de tu blog (se refiere a las dos citas que presiden este blog), lo que me lleva a que avanzar en sabiduría y paz interior sería algo así como permanecer en silencio la mayor parte del tiempo y eso incluiría no escribir, porque si vamos a ser sinceros con nuestro ser ¿Qué voy a decir que ya no esté dicho?. He pasado un tiempo "Callada" precisamente por eso, salvo que me entre el apasionamiento que más que acertado la mayor parte de las veces es espontáneo, nada me queda para contar, pero me gusta el contacto con alguna gente de los diferentes blogs que sigo, se han convertido en parte del tiempo que recorro, con sus ocurrencias, sus dulzuras y asperezas, su humanidad en una palabra."

_______________._______________

Buen día, amiga. 

Hay un cuento de sabiduría donde el Maestro trata de explicar a sus discípulos, cuando estos le preguntan, que qué es la espiritualidad. Éste les dice que la espiritualidad es cuando se empieza a ver que los árboles y las montañas tienen un cierto sentido especial, como más profundo, casi sagrado... A esto los discípulos responden preguntando que qué es entonces la Iluminación. El Maestro, soltando la carcajada, responde que la Iluminación es cuando los árboles vuelven a ser árboles y las montañas montañas!

Los enunciados del blog, en sí mismos son eso: ¡enunciados! No son la "cosa" en sí. No te apegues a los enunciados, y menos permitas que condicionen tu vida en base a lo que crees que pueden significar. Son, sin duda, y están ahí como indicadores de algo. Pero no son ese algo! 

El dedo que señala la luna no es la luna. Si me preguntas que cómo se va a Soria podría indicártelo. Incluso darte alguna pauta personal sobre el camino... Aquí se come bien, aquí se duerme mejor. Pero ello no dejaría de ser "mi camino". Mis experiencias, mis logros o fracasos, caídas y levantamientos, risas y lagrimas. En pocas palabras, no dejaría de ser algo que me atañe solo a mí. 

El "error", el "gran error" de las religiones, liturgias, proselitismos, maestros de cursillos de fin de semana y ese largo etcétera que pulula hoy por el mundo es creer que vía no hay más que una! Salvación, la suya. Y meta, su cielo. O lo que es lo mismo: sus creencias. Moneda con la que ruedan por la vida, y que como tal tiene dos caras: ¡lo que creen y lo que ignoran!

¿A dónde quiero llegar con esta parrafada? jajjajajaajjaa... Pues muy sencillo, amiga mía. Deduces, en base a unos enunciados que puede parecer que te sugiero, cosa que no hago, que para avanzar en sabiduría y paz deberías permanecer en silencio. 

¿Ves?, ya están las creencias, basadas en palabras ajenas, condicionando, limitando y, hasta sacrificando, tu vida. ¡Y no es eso! Si bien comprendo el sentido de tus palabras. ¿No he transitado durante años ese camino? ¿No lo conozco como la palma de mi mano? ¿No me ha servido para llegar a donde hoy estoy. Signifique este "estoy" lo que quiera que signifique? ¡Claro!

El silencio por sí solo no te llevará a parte alguna, si acaso al aburrimiento y a la frustración. 

"..porque si vamos a ser sinceros con nuestro ser... Qué voy a decir, hacer, pensar, sentir, vivir...

¡¡Todo!!

Con tu "ser", como tú le llamas, que por otro lado es todo lo que eres, ¡nada más hay!, puedes hacer todo! 

Puede que te falte descubrir qué eres realmente... Pero te aseguro que nada que puedas hacer, y menos sacrificarte por creencias, sagradas o de cualquier tipo, te llevará ahí. 

¡Ya estás y ya Eres! No hay necesidad de ir a parte alguna o ser otra cosa. Pero entiendo que descubrirte, lo que se conoce por "despertar" o "iluminación" :)))), puede suceder ahora o llevarte vidas enteras. 

La mejor vía, si puede llamarse así, es dejar de hacer, de buscar, de preocuparse, etc. Y permitir, no haciendo nada, que lo que ya eres y siempre has sido, ¡florezca!

La humanidad está, en su conjunto, dónde y cómo está por no dejar de meter "palitos en la rueda" de su propia evolución. ¡Dificultándola! Y aún esto tampoco es cierto, si bien permite indicar algo...

Lo que eres, lo único que hay, Todo Lo Que Es, aquí, ahora y siempre, es todo lo que hay. ¡Todo! Incluidas "...las religiones, liturgias, proselitismos, maestros de cursillos de fin de semana y ese largo etcétera que pulula hoy por el mundo...". 

Porque ¿cabe pensar que siendo todo lo que hay ESO, Ello, Dios, TÚ, la unidad, Todo Lo Que Es, es decir, Todo, habría espacio para algo diferente? ¿Los malos, lo inadecuado, lo trágico, lo "inaceptable"? 

Esta pregunta, querida amiga, que no requiere respuesta, solo sirve para indicar-te el camino o vía que tienes por delante.

Sé que no hay tal vía..., pero no puedo obviar, igual que tú hoy, que he pasado la mayor parte de mi vida recorriéndola...

Un fuerte abrazo.
_______________._______________
Ambos textos pertenecen a una conversación privada. Su publicación, con el visto bueno de ambos, no pretende servir de enseñanza de nada ni a nadie. Vendría a demostrar por nuestra parte, si acaso, que "avanzar en sabiduría y paz interior no supone permanecer en silencio la mayor parte del tiempo y mucho menos dejar de escribir."

Hemos disfrutado con la experiencia mutua y ahora la compartimos. ¡Puro juego y divertimento!

La vida en sí va por esta vía. 
Lo del valle de lágrimas bíblico no fue nunca bien entendido.
_______________._______________